Tomamos Madrid

Ya desde la noche anterior se habían organizado diferentes concentraciones, como la reclama de los grupo de autodefensa feminista, que recorrió las calles del centro al grito de: “La calle y la noche también son nuestras”. A las 00:00h, caceroladas en numerosos  barrios daban el pistoletazo de salida a 24 horas de intenso activismo feminista.

El día de la huelga, la comisión 8M de Madrid había convocado varios actos en las céntricas plazas de la capital para reivindicar los diferentes ejes de la huelga (cuidados, consumo, laboral y estudiantil), y disfrutar juntas de la jornada. En la plaza del Museo Reina Sofia, por ejemplo, el tema de la vivienda tomó protagonismo con la participación de colectivos implicados y artistas como Alicia Ramos o Jhana Beat, que animaron el ambiente durante el almuerzo.

En los ratos previos a la manifestación, muchas preparaban sus pancartas y compartían reflexiones con sus compañeras. Otras, decidieron tomar los supermercados a golpe de charanga para denunciar la huelga de consumo que también se había convocado para ese día.

Poco a poco, cientos de miles de personas fueron llegando desde diferentes barrios y puntos de la ciudad al Paseo del Prado, desde donde salía la marcha. Aunque debido a la gran aglomeración de personas tardó bastante en avanzar, dando lugar a ratos de espera amenizados con la batucada (de más de 300 mujeres) y los grupos de danza. Llegar a Plaza de España, donde acababa el recorrido, se hizo prácticamente imposible…

Anuncios

Desde los barrios

En el barrio de Retiro Sur, mujeres de diversos colectivos y agrupaciones feministas, se organizaron desde primera hora para llevar a cabo diferentes acciones y visibilizar la huelga. Primero se dividieron por las calles para ofrecer información, explicando los diferentes ejes en los que se actuaba.

Luego juntas recorrieron las calles al ritmo de la música, cortaron brevemente alguna calle, y visitaron el mercado de Pacífico, el centro de mayores y el centro de salud, compartiendo ese espíritu y animando a la huelga. Aunque no fueron todas, si hubo bastantes muestras de apoyo en el vecindario, y sobre todo, el sentimiento de sororidad y alegría entre todas las compañeras.

Más tarde, se convocó una concentración frente a la Junta Municipal donde se reunieron bastantes personas de diferentes espacios y colectivos. Allí, se llevó a cabo una pequeña performance a cargo de las Mujeres de la Mesa de Igualdad de Retiro, y se leyó entre todas el comunicado, poniendo el broche a una emotiva mañana entre las vecinas del barrio.