8M 2019: Reflexiones de un cumple mes

Probablemente el cumple mes solo sea una excusa para sacar a la luz las fotografías pendientes que los acelerados ritmos de mi día a día no me han permitido hasta ahora. Aunque a decir verdad, este espacio también ha sido necesario para recuperar el aliento y digerir todas las emociones acumuladas que vivimos esas semanas…

Desde hace un par de años, el 8M se ha convertido en una carrera de fondo activista donde los (auto)cuidados que tanto reclamamos pasan, al menos en mi caso, a un segundo, tercer o sexto plano. Esperamos a que llegue tan señalada fecha, ya no solo por las ganas de vivirla (que las hay), sino para que podamos volver a nuestras vidas… Ese eterno dilema entre la lucha y la organización colectiva frente al cuidado y el bienestar individual, que a veces es difícil equilibrar para quienes estamos todavía aprendiendo a marcar nuestros límites.

Reflexionar volviendo la vista atrás me parece importante como parte del aprendizaje y del crecimiento en el que nos vemos inmersas a través de esta lucha. Sólo reconociendo y analizando nuestros errores, buscando fórmulas para no repetirlos y colectivizando estas propuestas, podremos avanzar como movimiento y no dejarnos arrastrar por los ritmos de los mass media y las superficialidades del mainstream.

Estas son algunas reflexiones a las que he llegado, y que recojo ahora junto con las fotografías agrupadas en 2 galerías al final de la página:

  • Los feminismos constituyen ya una fuerza imparable. No hay marcha atrás en las conciencias de miles y miles de personas, que después de ponerse las gafas moradas, son incapaces de ver el mundo con otro prisma que no sea ese. Al principio duele despertar, pero una vez empiezas a quitarte las capas de machismo aprendido, la sororidad y con ella, el empoderamiento colectivo, pasan a ser tu mayor fortaleza.

  • Sin querer desvirtuar la histórica lucha de cientos de miles de compañeras en todo el mundo, y en especial latinoamérica y Turquía, a las que le debemos muchísimo. Sí que puedo sentirme orgullosa como española (será de las pocas veces), de ser parte de esta enorme fuerza organizada, tanto a nivel estatal como de barrios, capaz de paralizar todo un país, y hacer recular a los políticos en sus discursos, al verse incapaces de frenar la presión social.

  • Aunque es verdad que se ha avanzado mucho en estos últimos años, todavía nos queda un laaaargo recorrido para que todes nos sintamos representadas y parte de esta lucha. Porque seamos sinceras: SI, existe un feminismo blanco hegemónico (cis y hetero), que eclipsa el resto de feminismos, como si todes sufriéramos las mismas opresiones y gozáramos de los mismo derechos, y no es así. A nivel individual y colectivo, es necesaria y urgente una revisión y deconstrucción de nuestros privilegios como primer paso para empezar a crear puentes. Integrar la interseccionalidad en el día a día y hacer nuestras y prioritarias las reivindicaciones de les más oprimides, es una deuda pendiente e imprescindible.

  • Si ahora mismo nos enfrentamos a algún reto urgente, además del ecologismo, es el auge de los ultranacionalismos y la extrema derecha. El resurgimiento de VOX y con él, el blanqueamiento desde los medios y la normalización de un discurso xenófobo, racista, misógino y tránsfobo, pone en peligro todas las libertades y derechos conseguidos, y en definitiva, nuestra propia integridad como seres humanos. Ya estamos sufriendo ejemplos de ello. De nada sirve petar las calles el día 8 de marzo, si el feminismo no se posiciona activamente ante cualquier mínima agresión de esta índole, y canaliza toda esa presión social en un voto que frene tanto odio e ignorancia.

  • Y con todo esto, cada día tengo más claro que adoptar una perspectiva ecofeminista de manera transversal es la mejor manera (si no la única), de enfrentarnos a los difíciles desafíos que se nos plantean en este siglo. Lo que supone volver a las raíces y simplificar nuestros estilos de vida, consumir consciente y responsablemente,  recuperar una cultura olvidada cuidando de la tierra como nuestra madre, educar en el amor y el respeto por todas las formas de vida, y demostrar que otras sociedades más armoniosas son posibles. De ello dependerá la supervivencia de este planeta y con ella, la de todos los seres vivos que lo cohabitamos.

FOTOGALERÍAS 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s