Sueños sobre la acera

En España el número de personas que vive en la calle aumenta cada año. Sin embargo las cifras oficiales no están actualizadas ni se aproximan a la realidad; sólo se cuentan las personas que utilizan centros asistenciales. El Plan Estratégico Nacional sobre Inclusión de Personas Sin Hogar, intentando hacer una aproximación entre el número de plazas que hay en los albergues, más un 40% que calcula que hay en las calles, estima que actualmente existen alrededor de cuarenta mil personas sin hogar. Pero esto sólo se puede aplicar a las grandes ciudades. La realidad de los pueblos y pequeñas ciudades no aparece en ningún cómputo, como tampoco aparecen los asentamientos urbanos ni chabolas. La falta de conocimiento sobre las dimensiones exactas de esta realidad por parte de la administración es un grave problema; hace casi invisible la situación que sufren miles de personas y provoca que sea prácticamente imposible llevar a cabo medidas de ayuda eficaces que realmente favorezcan su integración.

Compañeros de sucursal

La exclusión social es algo que va mucho más allá de la pobreza. La falta de objetos materiales con los que atender sus necesidades físicas es solo una parte de la complicada vida de las personas sin hogar. Más allá de los aspectos físicos, existe una serie de problemáticas relacionadas con un plano más emocional que perjudican a todas estas personas: la falta de intimidad, la inseguridad constante o el rechazo generalizado de la sociedad son algunas de las circunstancias con las que tienen que convivir día tras día. Los medios tampoco ayudan demadiado; no suelen ser protagonistas de muchos telediarios ni portadas y, en el caso de serlo, su imagen está generalmente afectada por ciertos estereotipos y prejuicios negativos basados en la creencia de que no merecen asistencia, o de que son culpables de los problemas sociales que representan. Criminalizados por ser pobres.

IMG_3127“En la calle hay gente mala, claro, pero también un alto porcentaje de personas que, a pesar de su situación, se preocupan por quien tienen al lado. Vivir esa miseria te enseña a ser más humano” confiesa Francisco, ‘El Papi’, consciente de lo que hay tras vivir 24 años en las calles de Madrid. Su realidad sigue siendo aún ajena y muy desconocida… ¿Quiénes son? ¿Cómo han llegado hasta ahí? Lo cierto es que cada persona atraviesa un proceso diferente y son muchas y muy variadas las circunstancias o eventos traumáticos que se pueden desencadenar en la vida de una persona hasta llevarle a esa situación: pérdida del trabajo, una separación, la pérdida de seres queridos, falta de una red familiar y social de apoyo, padecer una enfermedad crónica o una enfermedad mental, tener una discapacidad, el abuso y adicción al alcohol u otras sustancias, o simplemente la falta de ingresos frente al pago de una vivienda… situaciones y problemas de los que por desgracia, nadie está a salvo, y que nos pueden llevar a vivir injustamente como “delincuentes” marginados.

El objetivo final del proyecto es romper con estas barreras y acercar su realidad a una sociedad cegada por el ritmo frenético y las creencias consumistas del ‘tanto tienes tanto vales’. Un ejercicio de ‘empatía fotográfica’ que busca reflejar la situación que sufren miles de personas desde diferentes perspectivas pero siempre a través de un acercamiento horizontal, de igual a igual. Solo así se puede acabar con los falsos estigmas y descubrir que en la calle hay muchas personas interesantes con sueños, miedos e inquietudes que merecen la oportunidad de ser escuchados y de llevar una vida digna. A esta conclusión he llegado después de 2 años como voluntaria en el programa de Personas sin Hogar en la organización Solidarios para el Desarrollo. Recorrer cada martes las calles de Madrid compartiendo un café y sobre todo buenas charlas con muchas de ellxs, ha sido una experiencia enriquecedora que me ha permitido conocer a grandes personas y comprender bien su situación.


ACCEDE AQUÍ AL FOTOREPORTAJE COMPLETO EN ISSUU


Vídeo-poema grabado con ‘El Papi’, a quien le estaré siempre agradecida por prestarse a ello siempre con una sonrisa y buena voluntad. Un ejemplo de lucha y compañerismo entre las personas sin hogar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s