ТАРАСОВСКАЯ

La experiencia de vivir en una ecoaldea al norte de Rusia

En agosto de 2019, la vida me hizo un pequeño regalo y me ofreció la oportunidad de participar en el programa europeo Youth Exchange, dentro del proyecto Yes to sustainability. Junto a un grupo de jóvenes rusxs, alemanxs y españolxs, compartimos una semana de vivencias y aprendizaje bajo la temática; “Digital detox and sustainable living”, en una ecoaldea situada en Kizema, en la región norte de Rusia. 

Ha pasado casi un mes desde que he vuelto, y todavía no sé como resumirlo… Fue una vivencia tan intensa y en la que ocurrieron tantas cosas, que quizá la mejor manera de explicarlo, y ni siquiera creo que pueda, sea a través de las fotos…

Nuestra aventura colectiva comenzó en Moscú. Desde allí, cogimos un enorme tren gris que durante 16 horas recorrió la estepa rusa dirección norte, dando lugar a unas cuantas anécdotas (como la de darme cuenta que llevaba un billete para niñxs) pero sobre todo, permitió empezar a conocernos entre lxs participantes y a crear vínculo como grupo.

Ya en Kizema, uno de los integrantes y “conductor oficial” de la ecoaldea, Aleksei, vino a recogernos en una vieja furgoneta en la que nos apretamos a modo de tetris junto a nuestros macutos. Mil baches después llegamos a la entrada de Tarasovskaya, donde tuvimos que dejar aparcada la furgo y seguir a pie. Un puente colgante, reconstruido por los vecinxs de la zona al caerse años atrás, nos separaba del que sería nuestro hogar la siguiente semana…

Un inusual sol nos recibió junto al comité de bienvenida. La belleza del entorno y la cálida acogida de los personas que componían el proyecto, ayudaron a crear el buen ambiente que compartimos durante toda la semana. La primera reunión sirvió como presentación, también para marcar ciertas normas sobre la “desintoxicación digital”, y explicar y repartir las tareas colectivas como la cocina, la limpieza o la ayuda en las tareas de la ecoaldea…

Después del almuerzo, Antonina, promotora del proyecto, nos hizo un tour por la ecoaldea explicándonos y enseñándonos todos los detalles de ese mágico lugar. Los mosquitos, evolucionados, supongo que por el frío, en una especie de asesinos armados, nos hicieron desesperar durante el paseo (y el resto de nuestra estancia allí…).

Todas las mañanas, después del desayuno y la primera reunión grupal, en la que nos repartíamos las tareas, tocaba echar una mano en los trabajos comunitarios; mover y amontonar la madera, recoger y almacenar el heno, arreglar un tejado… Actividades físicas que ayudaban a reconectar con tu cuerpo al tiempo que tejías red con el resto y aportabas tu granito a la comunidad. Sin duda, la mejor forma de ponerse en la piel de quien habita allí cada día, de aprender por supuesto, y de agradecer de alguna forma su cercana y generosa acogida.

Algo que sin duda me ha enriquecido muchísimo durante esta experiencia, ha sido el intercambio cultural con el resto de compañerxs… Comer lo propio y al estilo del lugar, chapurrear palabras (e incluso cantar) en ruso y alemán, conocer tradiciones e historia, entender un poco más su forma de ver y vivir…

Durante las noches culturales que fuimos organizando, bailamos desde danzas tradicionales rusas, vascas y flamenco, hasta castellets. Descubrimos la burocracia y la deliciosa comida alemana, y por supuesto, degustaron una tipical tortilla de patata (que evolucionó según los intentos de revuelto a tortilla, pero con las que quedaron encantadxs) 😉

Otro de los grandes aprendizajes que me llevo de esta experiencia es a nivel de sostenibilidad y medio ambiente. Ya el hecho de vivir allí consumiendo poco más que los recursos de la tierra, generando compost en los baños secos o bebiendo y usando el agua de un pozo… te hacía ser mucho más consciente y responsable de tu consumo… También probé en mi propia piel distintos remedios caseros para el catarro o el dolor menstrual. La mayoría de ellos a base de plantas medicinales que podías recoger fácilmente del entorno y cocer en infusiones que realmente te aliviaban (le estaré eternamente agradecida a Olga por sus recetas y cuidados <3).

Esa conexión con la naturaleza, que a las de ciudad a veces se nos olvida, también nos la transmitió Antonina… Una mujer sabia y fuerte, que inició este proyecto hace unos años, y que resiste allí incluso en los -50º de invierno, desarrollando proyectos educativos medioambientales y de adaptación al cambio climático. Durante sus charlas, nos explicó, entre otras muchas cosas, la importancia de la reforestación en las zonas de costa para que puedan entrar las lluvias. También nos llevó al bosque para enseñarnos a reconocer la edad de los árboles o las especies de musgo… 💚

Respecto a la desintoxicación digital, temática en la que se basaba este encuentro internacional, además de la sostenibilidad; teníamos la norma (reto), de tratar de evitar cualquier tipo de dispositivo digital (especialmente el móvil…). Yo, como se puede ver, llevé mi cámara y no era analógica… Por supuesto eramos libres de hacer lo que quisiéramos, pero se trataba sobretodo de ser consciente de nuestro uso escribiendo en un diario: cuándo lo habíamos necesitado, por qué, si realmente había sido necesario, y cómo nos había hecho sentir…

Diré que no fue fácil y que caí alguna que otra vez (sobretodo cuando me puse enferma con 39 de fiebre…). Pero incluso con eso, también tuve mi proceso detox y posterior reflexión; En el mundo globalizado y la era digital en la que vivimos, no tiene sentido rechazar todas las conexiones que la tecnología puede brindarnos, al final, nos necesitamos lxs unxs a lxs otrxs más de lo que imaginamos… Pero sí es importante ser consciente de nuestro consumo digital -al igual que del resto-, y evitar que este limite nuestra presencia y participación en el mundo real, y  los vínculos con las personas del entorno. A mi vuelta a vuelta a Madrid ha sido mucho más jodido… Sigo intentando cumplir ciertos compromisos que pacté con mi “compi de desintoxicación”, y soy consciente de que me queda muuuuuucho trabajo por delante.

El caso, que esos bonitos días sin móviles cantamos, bailamos, jugamos, leímos, trabajamos, aprendimos… Disfrutamos de nuestra compañía y de nuestro estar en cada momento y fuimos felices, sin una pantallita que nos atrapara constantemente…

También pude valorar realmente lo importante, y complicado a veces, que es gestionar los cuidados en grupo, sobre todo viviendo y trabajando en comunidad… Sin embargo, ser y sentirse parte de ello es tan bonito y necesario, que merece la pena el esfuerzo. Al final, por muy lejano o extraño que sea un nuevo lugar, si estás en el sitio adecuado, tu “familia” y tu “hogar”, lo construyes con algo de tiempo, buena comunicación y afecto…

Que el idioma es una barrera que limita el nivel de profundidad en el que puedes compartirte, si. Pero asumiendo y trabajando para agilizar eso, existen otras  formas de traspasarla ya sea a través de la música, los juegos, las miradas y sonrisas… o también puedes ayudarte, si no queda otra, de las nuevas tecnologías. 😛

Y con esto acabo. Quiero agradecer a todas las personas y organizaciones que hacen posible estas iniciativas. Son una manera preciosa de compartirte y crecer a muchos niveles; conocer gente que te abre la mente, ponerte a prueba a ti, descubrir el mundo de una manera diferente al turista…

Me llevo toda una experiencia que me ha servido para reafirmarme sobre qué modo de vida quiero de aquí a un futuro próximo. Sin duda, creo que otro mundo más armonioso con el planeta y con todos los seres vivos que lo cohabitamos es posible y visto lo visto, urgente y necesario. Está esperando a que lo construyamos entre todxs con conciencia, respeto, amor y arte (y con bastante probabilidad, fuera de las ciudades).

PD: Aquí dejo algunas fotos más del bello entorno y sus habitantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s